Currently indexing

Menú de colecciones
Búsqueda Avanzada

Miguel A. Soto Cuevas

Lares, Puerto Rico, 1918-2010

Se destacó como arquitecto, pintor, poeta y músico. En cuanto a su formación académica estudió la escuela primaria y secundaria en su pueblo natal de Lares, Puerto Rico. En las décadas de los 1930, 1940 y 1950 produjo pinturas y dibujos. Se destacó presentando escenas pueblerinas, campestres, construcciones antiguas y bodegones. Pintó en plumilla, óleos, acuarelas, marcadores y computadora. El Museo de Recursos Históricos de Lares conserva una colección de sus obras. También fue un músico innato, lo que le facilitó tocar piano, órgano y guitarra, sin haber estudiado música.
Comenzó sus estudios universitarios en Agronomía en el Colegio de Agricultura y Artes Mecánicas de Mayagüez; conocido hoy en día como el Recinto de Mayagüez, U.P.R. Cantó en el coro y organizó un cuarteto donde era el cantante. También viajó por pueblos y colegios universitarios de la Isla promoviendo al Colegio. Posteriormente, se trasladó a Estados Unidos, donde en 1941 obtuvo un Bachillerato en Educación Industrial con una concentración en Arquitectura de la Universidad de Texas A&M, College Station, Texas. Al regresar a Puerto Rico trabajó como Maestro por un año en Aguadilla. Luego se integró a un grupo de arquitectos americanos en la Base Ramey de Aguadilla con quienes trabajó como arquitecto. En 1946 comenzó a trabajar en área de Ingeniería y Arquitectura de la Autoridad de Hogares en San Juan, hoy conocida como CRUV. Allí se desarrolló en el área de ingeniería, arquitectura, planificación de hogares, eliminación de arrabales, remodelación de caseríos y viviendas. En 1958 comenzó a diseñar residencias privadas y comerciales. Estableció su propia compañía de construcción con la que se dedicó a realizar obras de construcción de escuelas y centros gubernamentales en Carolina, San Lorenzo, Río Piedras, Camuy y Hatillo.
Escribió para Surcos Lareños, el Periódico de la Montaña, y para la Revista de la Logia Masónica, donde ocupó todos los cargos desde el 1945. También escribió un boletín para la Logia Masónica llamado El aplomador. Durante su vida apoyó el Centro Cultural 23 de septiembre de Lares, institución sin fines de lucro, adscrita al Instituto de Cultura Puertorriqueña, la cual existe desde el 7 de junio de 1962.
Para la década de los 1970 Soto decidió regresar a Lares, donde trabajó como Ayudante del Alcalde, Manolo González Cruz, en la organización de programas federales. Bajo este cargo logró la construcción del Estacionamiento Municipal de Lares y el puente peatonal del Caserío Dr. Francisco Seín.
Publicó en el 2000, Vieques, La Marina y Puerto Rico, Confrontación, un libro de Décimas y Sátiras Política. El texto contiene poemas y dibujos creados por él. Ese mismo año publicó su primer libro, Ecos de mi Terruño (2000), una obra de carácter poético con temas de folklor boricua. En los últimos años de su vida, se dedicó a escribir poemas, sátiras políticas y artículos de interés para varias publicaciones. Tuvo como misión promover los valores históricos y culturales de la Nación Puertorriqueña.